martes, 14 de abril de 2015

TARTA DE FRUTILLAS AL KIRSCH

MASA SUCREE
110 g manteca
135 g azucar
5 g sal fina
2 C. esencia vainilla
1 huevo
250 g harina
Colocar la manteca pomada junto con el azúcar y batir enérgicamente con cuchara de madera o batidor hasta blanquear la preparación. Perfumar con la esencia de vainilla. Unir el huevo hasta obtener una crema
Tamizar la harina con la sal y hacer una corona con la harina.
Colocar el batido en el centro y unir los componentes sin amasar.
Fresar la masa una o dos veces hasta homogeneizar.
Formar un cuadrado y cubrir con film y enfriar en heladera antes de usar. Conservar hasta 7 días en heladera o 2 meses en freezer
Relleno:
Crema pastelera 200 g
30 cc kirsch
Crema de leche 100 g
Frutillas 300 g
Gelatina de frutillas 100 g
Crema chantilly 250 g
Estirar la masa de 4 mm de espesor. Picar con un tenedor.
Fonzar una tartera de 22 cm de diámetro y 3 a 4 cm de altura. Enfriar. Hornear a 180° C hasta cocción completa con material de carga para preservar los bordes altos. Enfriar.
Perfumar la crema pastelera fría con el kirsch y batir ligeramente con un batidor hasta que se vuelva lisa.
Batir la crema de leche a tres cuartos e incorporarla a la crema pastelera fría. Hacerlo con una espátula de goma con movimiento envolvente.
Rellenar la tarta en una capa uniforme.
Lavar las frutillas. Secarlas. Quitarles los cabitos. Cortarlas. Colocarlas sobre la crema tratando de formar una cama horizontal. Colocar en la heladera.
Confeccionar la gelatina de frutillas utilizando la mitad de agua requerida en el envase. Enfriarla sobre baño de hielo hasta que comience a coagular.
Volcar inmediatamente sobre las frutillas.
Enfriar en heladera y decorar con un borde de crema chantilly puesta en manga con boquilla rizada.